ENVÍO GRATIS EN COMPRAS MAYORES DE $650

Mitos y realidades sobre biopolímeros, biodegradable, compostable y oxodegradables.

Con las diversas iniciativas en pro de conservar y mejorar las condiciones del medio ambiente, cada vez es más común escuchar el termino de biopolímeros, ya que ha ido creciendo la demanda de productos sostenibles por los consumidores. Se espera que la producción de biopolímeros crezca hasta en un 20% por 2022.

Por eso, en esta ocasión te presentamos algunas realidades sobre los biopolímeros, la biodegradabilidad, los compostables y los oxodegradables.

 

Los biopolímeros, son definidos como macromoléculas de origen natural y “fuentes renovables”, como azúcar, almidón, aceites vegetales o celulosa y no necesariamente son biodegradables y compostables. Por lo que son una alternativa para sustituir a algunos polímeros que vienen del petróleo, para generar un menor impacto ambiental.

Por su parte, los términos biodegradable y compostable hacen referencia la forma de descomposición. La diferencia principal entre ambos términos radica en el tiempo y condiciones de degradación. Los polímeros biodegradables, son desintegrados por la intervención de microorganismos como las bacterias, los hongos o algas hasta las sustancias básicas, como el agua, el dióxido de carbono, el metano, los elementos básicos y la biomasa. Y debido a que la biodegradabilidad de un polímero radica en las propiedades químicas— y no la fuente de la materia prima — los polímeros biodegradables pueden venir de fuentes renovables o del petróleo.

Mientras que aquellos compostables se degradan por la acción de microorganismos pero a la misma velocidad que de los materiales compostables que ya conocemos, como las hojas, el papel y los trozos de madera, los cuales tardan en promedio 12 semanas se degradará al menos en un 90% en un plazo de 180 días en una instalación de compostaje municipal o industrial.

Aunque, también existen polímeros sintéticos (obtenidos a partir de materias primas fósiles) que son compostables, si cumplen con las condiciones antes mencionadas.

A menudo se confunde los oxodegradables con los biodegradables, lo cual es diferente. No son ni bioplásticos ni plásticos biodegradables, sino más bien un plástico convencional mezclado con un aditivo para promover su oxidación. Los plásticos oxodegradables se fragmentan rápidamente en trozos más pequeños y pequeños, llamados microplásticos, pero no se descomponen a nivel molecular o polímero como los plásticos biodegradables y compostables. Los microplásticos resultantes permanecen en el entorno.

 

La longitud del proceso de biodegradación 
depende en gran medida de los parámetros ambientales, como la humedad y la temperatura, por lo que afirmar que un plástico es "biodegradable" 
sin ningún contexto adicional (es decir, en qué plazo y bajo qué condiciones ambientales ) es engañosa para los consumidores. Como consumidores debemos entender estos términos con el fin de hacer la compra educada

← Publicación más antigua

Sale

Unavailable

Sold Out